Carácter Propio

La existencia de múltiples concepciones del hombre y de la vida provoca una diversidad de propuestas educativas.Marcelino Champagnat
Dentro del respeto a las leyes que regulan los derechos y libertades en esta materia, nuestro colegio hace público el modelo educativo que ofrece a las familias y a la sociedad. Y la opción responsable por nuestro colegio implica un razonable compromiso con los principios que lo inspiran y que se describen en este documento.
Nuestro colegio es un centro católico que la Iglesia ofrece a la sociedad para promover la formación integral de sus alumnos según el estilo de San Marcelino Champagnat.

En consecuencia:

Educa de acuerdo con una concepción cristiana del hombre, de la vida, del mundo. En clima de colaboración y apertura ofrece una educación e instrucción que buscan una mejora constante de calidad.
Acompaña al alumno en su desarrollo físico, en su maduración afectiva y en su integración social, al mismo tiempo que le ayuda a su cultivo intelectual.
Fomenta el crecimiento de las dimensiones ética y trascendente de la persona acentuando valores como la familia, la libertad, el sentido crítico, la participación, la convivencia y la paz.
Favorece la síntesis y la coherencia entre la fe y la cultura.
Imparte la enseñanza religiosa según las orientaciones de la Iglesia.
Programa y desarrolla procesos catequéticos y de expresión de fe en el marco del respeto y la libertad.
Estimula la presencia renovadora en la sociedad para conseguir que sea más humana y justa.
Se enraíza en la realidad cultural, social y humana de nuestra Comunidad Autónoma, descubriendo y valorando sus características propias.
Se siente solidario con todos los centros educativos en la tarea de servir a la sociedad y mejorar la calidad de ese servicio.
El Proyecto Educativo concreta la realización gradual y progresiva de estos objetivos con la colaboración de todos los miembros de la Comunidad Educativa.

Para más información pulse aquí